Una moto americana para europeos, la XR 1200. La Company se ha dejado aconsejar, y mucho, por sus responsables Europeos

Hasta este 2008 Harley-Davidson siempre se ha caracterizado por una oferta basada en motos americanas pensadas para americanos, de modo que su catálogo se adaptaba a los gustos europeos de forma un tanto peculiar y no siempre lo que aquí se consideraba un acierto lo compartían al otro lado del Atlántico. Así nació la idea de la XR 1200, un modelo en el que destaca lo que en Europa valoramos de la Company sin olvidar lo que exigimos a una gran moto. Conceptualmente no se trata de una deportiva, pero en sus genes hay un toque de deportividad heredado de las XR 750 americanas de competición; tampoco es una naked al uso, aunque por cualidades planta cara en este segmento del mercado; y tampoco sigue las estrictas pautas de pureza americana de la marca, sin que por ello nadie pueda negar que es una Harley de pies a cabeza.

Harley-Davidson XR 1200

MECÁNICA
Motor: Bicilíndrico. 4T
Refrigeración: Aire
Alimentación: Inyección electrónica
Cilindrada: 1.202 cc
Potencia máx: 90 CV a 7.000 rpm

DIMENSIONES:
Altura del asiento: 742 mm
Distancia entre ejes: 1.515 mm
Depósito: 13 litros
Peso: 250 kg
PRECIO: 11.900 €

La XR 1200 es, por encima de cualquier otra cosa, una moto con una estampa imponente, en la que, puestos a cambiar algo a nivel estético únicamente elegiríamos otro diseño del escape - algo aparatoso y poco resultón-, aunque poco más. La base mecánica se aprovecha de la Sportster 1200 y es la que es, con lo que debemos considerarlo un sello de identidad de la casa; y es que pese a que hay quien prefiere más ligereza y menos volumen, no hay que olvidar que una Harley-Davidson debe tener su pedigrí.

Un motor brillante
A nivel mecánico lo más llamativo es la potencia del propulsor, que como ya hemos dicho, no es nuevo, aunque ha sido sometido a una cura de rejuvenecimiento tan bien conseguida que parece otro. La labor de los técnicos se ha centrado en la electrónica, en un nuevo sistema de inyección de combustible y en unas culatas refrigeradas por aceite. Sólo con ello se consigue cerca de un treinta por ciento más de potencia y que la cifra final suba hasta los 90 CV, todo un récord para esta saga de propulsores. Esta colección de cambios se nota de forma clara nada más arrancar.

Si los motores H-D se caracterizan por su gran par y por una estrega constante de potencia, también es habitual que su zona cómoda de trabajo esté en torno a las 5.000 rpm. En este caso la XR sigue rindiendo y acelerando sin problemas incluso por encima de las 6.000 rpm.

En carreteras reviradas el comportamiento es notable pese a su elevado peso, aunque exige que el piloto trabaje y tome decisiones sin miedo. Se trata de una moto a la que le gusta que la dejen correr, pero con una importante involucración de quien la guía. La postura de conducción ayudará a que sea así, dado que la anchura del cárter y el gran tamaño del manillar requieren instalarse siempre al ataque,con las piernas flexionadas y los brazos abiertos. De hecho, la mejor forma de disfrutarla es conduciéndola sin complejos y olvidándose de sus 250 kilos, ya que si el motor rompe esquemas, aún más gratamente nos va a sorprender la horquilla invertida Showa de la suspensión delantera y el trabajo de las pinzas Nissin de cuatro pistones que muerden el doble disco de freno delantero. Con todo lo visto, es mejor estar atentos al velocímetro digital que acompaña al tacómetro, ya que a poco que nos confiemos esta H-D nos llevará a velocidades prohibidas.
Extraido de lavanguardia.es

Estadisticas y contadores web gratis
Contadores Gratis

  ©Template by Dicas Blogger.