Motoristas dicen que la A-4 sigue con quitamiedos 'asesinos' tras las obras

La delegada en Jaén de la Plataforma Motera para la Seguridad Vial, Patricia Gómez, informó ayer al subdelegado del Gobierno, Fernando Calahorro, que los soportes de los nuevos guardarraíles instalados en la autovía A-4 tras las últimas obras de reforma para mejorar la seguridad en la vía siguen sin ajustarse a las recomendaciones de la normativa europea, y que son auténticas cuchillas asesinas para un motorista que sufra un accidente y se dé contra ellas. «No se están protegiendo los soportes», indicó Gómez tras entrevistarse ayer con Calahorro. «Probablemente tengan razón», admitió el subdelegado tras el encuentro al referirse a los mástiles de los nuevos guardarraíles.
Calahorro destacó por su parte que en obras del Estado en Jaén, como las de la A-4 se han invertido en tres años 450 millones de euros en los que se ha incluido la revisión de 20 kilómetros de autovía que incluyen mejoras que repercuten en la seguridad de los motoristas, y que este año hay en ejecución otros 260 millones para otros 15 kilómetros. «Con estas obras cambia sensiblemente el grado de peligrosidad de estos tramos», asegura el subdelegado.
Los moteros -agrupados en esta plataforma a nivel nacional- indican además que en otras autovías de reciente construcción como la A-306 entre Jaén y Mancha Real (y su prolongación hasta Úbeda en la que se trabaja), tampoco hay protecciones adecuadas cuando «se podían haber puesto desde el primer momento».
En estos momentos, a pesar de que Fomento admitió en 2004 que los moteros tenían razón en sus reivindicaciones, en la provincia de Jaén sólo hay unos cuantos tramos de carretera debidamente protegidos: los moteros citan varias curvas en la A-4 a la altura de Navas de Tolosa y pequeños tramos en la N-323 antigua en Mengíbar y Jaén.
«Muy poco»
Además, la Junta puso nuevos guardarraíles en cuatro kilómetros de la carretera de Fuerte del Rey (A-311) y en Pozo Alcón (A-315), aunque hace dos meses el delegado Rafael Valdivielso anunció obras de este tipo en la A-316 (Autovía del Olivar), A-312 (carretera del Condado) y A-305 desde Andújar hasta la provincia de Córdoba). «Es muy poco, se va demasiado despacio y la gente sigue dejándose la vida en la carretera», aseguró ayer Patricia Gómez.
Las quejas de los moteros no se refieren sólo a los guardarraíles. También piden pinturas antideslizantes tanto en carretera como en cascos urbanos y un mantenimiento adecuado en las carreteras, especialmente en tramos en obras, para evitar la presencia de arena en la calzada y cunetas. «Hay que darle un tirón de orejas a muchas empresas de obras».

Extraido de ideal.es

Estadisticas y contadores web gratis
Contadores Gratis

  ©Template by Dicas Blogger.