Noche motera

 La noche buenense se iluminó con las luces de las 800 motocicletas que recorrieron las principales calles del municipio en uno de los actos estrella de la Concentración Moteros do Morrazo, que finalizó ayer con un éxito de participación.
Fue el mejor colofón posible, el que acabó de recuperar la tradición de citas anteriores y el que deja un gran sabor de boca para repetir la experiencia. La ruta nocturna por las calles de Bueu fue uno de los momentos inolvidables de la Concentración de Moteros do Morrazo, que llenó el municipio de aficionados a las dos ruedas durante todo el fin de semana.
Si la concentración en sí misma ya había destrozado todas las previsiones de la organización, lo mismo se puede decir de la ruta por el centro de la villa que se desarrolló en la madrugada del domingo. Unas 800 motocicletas de todos los tamaños y cilindradas –según fuentes de la Policía Local– colapsaron el municipio en una procesión en la que el sonido lo pusieron los motores de las máquinas y las antorchas fueron los faros de las mismas. La noche se hizo día al paso de la comitiva, que partió de As Lagoas para recorrer Pazos Fontenla, O Valado, Ramón Bares y Montero Ríos, entre otros céntricos viales.
Fue el anticipo a la despedida, que ya tuvo lugar en la mañana de ayer. En As Lagoas, los inscritos compartieron desayuno y participaron en una sesión de fotos que, a buen seguro, debe servirles para inmortalizar el grato recuerdo del fin de semana. Para buscar un poco más de animación estaba el portugués Akuko, que volvió a ofrecer una exhibición de stunt en la calle Montero Ríos. De nuevo con varias motos, un quad y un Mini hizo las delicias del público, que aplaudió su control de todos los vehículos.
Ya de regreso al campamento base de As Lagoas, la organización celebró la entrega de trofeos, en la que distinguió al primer inscrito anticipado y al motero de más lejos (una asturiana se llevó ambos) de entre los inscritos, ya que fuera de ellos se encontraba gente de Mallorca, Euskadi o Madrid, entre otros lugares. También se dio un trofeo al motero de más edad (que rondaba los 70 años) y al más joven (un niño de 4 años de Ardán), al motoclub más numeroso (uno vigués) y a la moto más tuneada, que se llevó el buenense Soage. El regidor municipal, Félix Juncal, que estuvo en la entrega de trofeos, se llevó uno por el apoyo que el concello prestó a este evento que finalizó con un notable éxito.
Extraido de Faro de Vigo

Estadisticas y contadores web gratis
Contadores Gratis

  ©Template by Dicas Blogger.